Deportes Iquique le ganó 1-0 a San Marcos de Arica, quedó a un paso de zafar matemáticamente del descenso y al mismo tiempo complicó a su clásico rival, que también se debate en la lucha por mantener la categoría.

Los Dragones Celestes, que por primera vez pudieron vencer al Santo en el Carlos Dittborn en un partido de Primera, se impusieron gracias al golazo de tiro libre de Michael Ríos, ayudado también por la floja respuesta de Pedro Carrizo (61′).

Pero las cosas se terminarían complicando para los pupilos de Jaime Vera, ya que solo 5 minutos después Mauricio Zenteno fue expulsado tras un codazo sobre el paraguayo Carlos González.

A partir de ahí el partido fue prácticamente un monólogo del local, que intentó llegar a la igualdad por todos los medios (cabezazo al travesaño de Augusto Barrios y y zapatazo al palo izquierdo de Nicolás Bubas incluidos), pero finalmente no pudo superar a Rodrigo Naranjo.

Con la victoria, Iquique sube al 8º lugar del Clausura con 16 puntos y en la Acumulada alcanza 32, superando por 7 a San Luis y Unión La Calera (ambos con un partido pendiente). Si los Canarios no le ganan a O’Higgins y si los Cementeros tampoco suman de a tres ante Universidad de Concepción, los Dragones, que la próxima fecha reciben a Unión Española, respirarán con alivio definitivamente.

San Marcos, en tanto, es penúltimo del torneo con solo 11 unidades en 13 jornadas y en la Acumulada sigue con la soga al cuello. Si bien está fuera de zona de descenso, si San Luis o Calera ganan, pasarán a ocupar un lugar en el lote de los condenados.