Una pareja de hinchas de Deportes Iquique no podrá ingresar a ningún estadio del país durante un año, luego de que el Juzgado de Garantía de Arica les impusiera esa sanción, tras los gritos racistas contra el futbolista venezolano Emilio Rentería.

Todo ocurrió el 22 de noviembre de 2014 en el partido entre San Marcos de Arica y Deportes Iquique, jugado en el estado Carlos Dittborn. Allí, los imputados le gritaron insultos racistas a Rentería, lo que obligó a suspender el encuentro.

Los imputados J.H.O (28) y A.M.B (26) -hombre y mujer, respectivamente- se sometieron a procedimiento abreviado y en la audiencia le ofrecieron disculpas públicas al deportista, quien declaró sobre lo sucedido a través de una videoconferencia (ahora juega en Ñublense).

Tanto la prohibición de ingresar a recintos donde se desarrollen espectáculos deportivos profesionales como las disculpas fueron las condiciones exigidas por la Fiscalía de Arica con el consentimiento de la víctima, en el marco de la Ley 19.327 de Violencia en los Estadios.

La suspensión condicional del procedimiento es una salida alternativa que se ofrece a aquellas personas que no registran antecedentes y que cometen delitos cuya pena no supere los tres años de privación de libertad.

Asimismo, el imputado debe cumplir ciertas condiciones solicitadas por el ente persecutor durante un periodo de uno a tres años. En caso que incumpla dichas condiciones o sea formalizado por otro hecho se revocará la suspensión continuando el proceso judicial regular.

Para que nunca más.