Unión La Calera y San Luis de Quillota empataron 2-2 en el duelo de ida por la primera fase de la Copa Chile y dejaron la llave abierta de cara a la revancha de la próxima semana.

Con la insólita localía de los Cementeros en el estadio de sus archirrivales, el partido contó con varias emociones de principio a fin. Si bien los Canarios dominaron la mediacancha con sus refuerzos Johan Fuentes y Braulio Leal, fueron los caleranos quienes lograron abrir el marcador.

Corrían 18 minutos cuando Juan Pablo Gómez quiso cederle el balón al arquero David Reyes, pero el juvenil Lucas Bracco intuyó lo que sucedería, pinchó el balón y luego definió sin oposición.

San Luis buscó el empate en todo el resto del primer tiempo, pero recién lo encontraría en el complemento. John Santander robó un balón en la salida rival y luego cedió para Gerson Martínez, quien con un toque sutil dejó sin opciones al portero Ignacio Lovera.

A la hora de juego Gonzalo Sepúlveda se internó en el área “visitante” y en su intento por frenarlo, Brayams Viveros tocó el balón con el brazo derecho. Patricio Polic sancionó y el recién llegado delantero argentino Federico Laurito transformó el penal en gol.

La nueva desventaja no bajoneó a los dirigidos por Miguel Ramírez, quienes nuevamente fueron en busca del partido y así volvieron a igualarlo. El empuje provocó un tiro libre frontal ejecutado al área por Fuentes y que Gómez conectó de manera brillante para hacer olvidar su error en el primero de los cementeros (78′).

En la recta final del match ambos equipos pudieron quedarse con el triunfo, pero el marcador ya no se movería. La revancha se jugará el próximo sábado 16:00 desde las 12:00 en el mismo estadio Lucio Fariña (el gol de visita no cuenta).

VUELVE LA REDONDA