Sebastian Pol rompió el silencio tras dormir en la 47ª comisaría de Las Condes, el delantero de Audax Italiano pasó a control de detención al Centro de Justicia donde se dictaminó orden de investigación y la prohibición de acercarse a un recinto deportivo por 20 días.

Una vez puesto en libertad, el atacante habló con la prensa y entregó detalles de la polémica en la que se vio involucrado por golpear en la cara a un hincha de la UC una vez que terminó el encuentro en San Carlos de Apoquindo.

“La verdad es que estoy súper arrepentido. Nunca fue la intención hacerle daño a alguien. Pido disculpas, no volverá a suceder. Lamentablemente tuve una reacción donde la persona hizo algo que no debía. Siento que lo que hice, no es correcto. Le pido mil disculpas a él. No quise pegarle, lo quise asustar. No quería pelear. Es algo que me enseña la vida”, sentenció el jugador a radio Cooperativa.

Cuando consultado sobre los motivos que lo llevaron a reaccionar de esa forma, el atacante de Audax afirmó que el hincha cruzado lo “insultó y me lanzó un escupitajo, eso hizo”. Para finalizar, el delantero sentenció que se siente “apoyado por el club y mi familia. Yo fui el culpable de esto”.