Everton le ganó 1-0 a Audax en La Florida y, gracias a un marcador global de 4-2, avanzó a la final de la Copa Chile, en la que enfrentará a Colo-Colo, que dejó en el camino a Universidad Católica.

En su casa, los itálicos partieron con todo y en la primera etapa contaron con numerosas chances de gol, pero la falta de puntería y notables tapadas de Eduardo Lobos evitaron que el marcador se moviera.

En la primera aproximación local, el arquero ruletero respondió muy bien ante un remate desde corta distancia de Diego Vallejos y luego veía cómo su palo derecho se interponía para evitar la apertura del tanteador.

A los 18′ Lobos volvió a responder eficientemente, esta vez ante una chance de Matías Campos Toro.

Luego, sería Marcos Riquelme quien cruzaría un balón que Bryan Carrasco no pudo conectar (26′). Solo seis minutos después el ex Palestino aprovechó una desatención del fondo visitante, pero luego remató sin ángulo.

La única de Everton llegaría a los 37′, cuando Braian Rodríguez también se vio atento a una pifia de la zaga tana, pero luego su disparo fue contenido por Nicolás Peric.

En el complemento Audax se desdibujó, siguió intentando, pero ya sin la claridad mostrada anteriormente. Las cosas se le terminaron de complicar cuando a los 66′ Rodríguez empalmó en el segundo palo y puso el 1-0 que obligaba a los dueños de casa a hacer dos para llevar la definición a los penales.

Los de Hugo Vilches intentaron una y otra vez, pero la pelota no quiso entrar. Para empeorar las cosas, Carlos Labrín vio la roja a los 91′ por una agresión a Gino Alucema.

Así, Everton se inscribe en el duelo por el título, a jugarse el miércoles 14 de diciembre en el Nacional, reeditando la final del Apertura 2008 ante el Cacique. El ganador además clasificará a la Copa Libertadores 2017 como Chile 3, el perdedor, va a la Sudamericana.