Por Pablo Saavedra, columnista de Huachipato en Titular

“El estratega Acerero se reunió este viernes con el gerente deportivo de la U, Ronald Fuentes, y el director ejecutivo de Azul Azul, Pablo Silva, generando cierta incertidumbre por dicha junta.”

Miguel, confieso que no eres un técnico de mi agrado. Y súmale a eso a que con tu nefasto comportamiento fuera de la cancha cada vez me caes peor. Probablemente eso ayuda a que mi opinión sobre ti sea tan ácida y en ocasiones pierda objetividad, aunque esta vez no es así, porque lo que hiciste antes y durante el partido contra la Unión Española me da material para criticarte.

Hace dos torneos que vengo pidiendo tu renuncia o tu despido, y es que nunca me convenció tu juego. La idea que tienes no es mala, el problema es que no sabes aplicarla. No ves bien el fútbol, no sabes hacer cambios, no sabes cerrar un partido, y bueno, abrirlo tampoco. No sabes lo que es el profesionalismo y no sabes lo que es respetar a una institución ni a su hinchada.

No te entiendo. Y supongo que tus jugadores tampoco. No entiendo por qué te esmeras tanto en el fracaso. Te pagan poco, te tratan mal, nadie te quiere acá, y sigo sin entender por qué permaneces en Huachipato después de todo ¿vives del fútbol?

Tienes a tres seleccionados sudamericanos y a un Povea que se muere antes de perder una pelota. Mal equipo no es, y aunque sean puros juveniles, malos no son. Pero aun con eso, el viernes pichangueaste al máximo un partido profesional -parecíamos equipo de barrio-. Y el problema es que no sabes ordenar a tus jugadores, otra vez el problema eres tú. Tienes a Merlo en la banca y a Robles de central. A Sagal jugando al lado de Carlitos González en vez de tenerlo pegado a la banda izquierda. Nos tienes a cinco puntos del descenso -gracias a la ineptitud de Cobresal- y aun con tu rotundo fracaso, te atreves a buscar trabajo previo a un duelo tan importante como el del viernes (si yo fuera tu jugador y me enterara de eso, no sentiría ningún compromiso contigo).

Y sinceramente me dio vergüenza mirar el partido. Planteaste pésimo al equipo desde un inicio. Por favor, Chueco, ándate luego y que llegue quien tenga que llegar, porque, aunque tengamos un plantel de puros juveniles, no merecen estar dirigidos por un tipo sin autoridad y sin compromiso. No merecen que los tengas al borde del abismo, porque tú, eres el factor que nos ha llevado al fracaso. Ándate.