El Real Madrid se quedó con el triunfo en la ida de los cuartos de final de la Champions League, frente a un Bayern de Múnich que no pudo aprovechar su localía, pese a dominar el primer tiempo con ventaja.

Los bávaros sometieron a los merengues de Zidane durante 45 minutos y su mejor figura fue el chileno Arturo Vidal, quien abrió el marcador con un gran cabezazo a los 25′.

Tras eso, los alemanes siguieron manejando el juego y justo antes del primer tiempo el árbitro sancionó una mano que en realidad no fue dentro del área, cuando Carvajal -de gran partido- intentó despejar una pelota.

El Rey Arturo tomó la pelota y pateó, pero esta vez su disparo se fue sobre el arco de Navas, dándole un respiro a los españoles.

A la vuelta del descanso, Ronaldo anotó a los dos minutos de la segunda etapa y descolocó a un Bayern que se fue deshaciendo sobre la cancha, mérito también, del buen juego que logró imponer el Madrid.

Javi Martínez recibió una segunda amarilla por una patada a Ronaldo y ahí el partido cambió totalmente: los de Zidane se fueron con todo en busca del segundo y los de Ancelotti intentaron aguantar el marcador como fuera.

Las llegadas hispanas no aflojaban y Neuer se convirtió en figura al salvar, al menos, dos jugadas de gol increíbles.

Sin embargo, tanto va el cántaro al agua, que el mismo CR7 anotó el segundo gol con un zapatazo inteligente y efectivo, tras un centro desde la izquierda.

Con este resultado, el Bayern deberá viajar a Madrid con la necesidad de anotar dos goles para intentar dar vuelta una llave que fácil no está.