Un día después del ataque explosivo que afectó al bus del Borussia Dortmund y que obligó a postergar el partido por 24 horas, el Mónaco aprovechó la desconcentración de los alemanes y sacó ventaja en la llave de cuartos de final de la Champions, ganando por 3-2 en su visita al Signal Iduna Park.

Los locales, seguramente afectados por la traumática experiencia, entraron dormidos y los del Principado lo aprovecharon en el primer tiempo, pese a que a los 15′ Fabinho desperdició un penal tras una inexistente falta en el área sobre Kylian Mbappé.

Eso sí, solo tres minutos después el juvenil francés la embocó -estaba adelantado- luego de un brutal contragolpe que pilló mal parada a la defensa germana.

El segundo para los de Leonardo Jardim llegaría a los 35′ cuando Sven Bender, un central que no venía jugando y que tuvo que reemplazar de urgencia a Marc Bartra, batió a su propio arquero Roman Bürki con una palomita.

En el complemento Thomas Tuchel pateó el tablero y mandó a la cancha a Nuri Sahin y a Christian Pulisic (salieron Bender y Marcel Schmelzer) y la apuesta le resultó, ya que el Dortmund pasó a dominar y puso contra las cuerdas al Mónaco.

Así, Ousmane Dembélé descontó a los 57′ tras un gran taco de Pierre-Emerick Aubameyang y una habilitación de Shinji Kagawa.

Pero a los 79′ una pifia en la salida de los dueños de casa terminaría en los pies de Mbappé, quien pese a sus 18 años definió como un veterano al enfrentarse a Bürki.

La eliminatoria parecía bien encaminada para los visitantes, pero a los 84′ Kagawa inventó una tremenda jugada individual en el área y volvió a estrechar diferencias, de cara a la revancha a jugarse la próxima semana. Con el 2-3, el Dortmund está obligado a ganar por dos goles para meterse entre los cuatro mejores de Europa.

Revisa acá las mejores postales del partido