El Real Madrid le ganó 4-2 al Bayern de Múnich y lo eliminó de la Champions League en un partido marcado por un polémico arbitraje en favor de los españoles.

Tras un primer tiempo sin goles, toda la emoción llegó en los 75 minutos finales, sí, porque el partido terminó con un alargue de esos que no se olvidan.

En cuanto a Arturo Vidal, no fue su mejor día, de hecho, el juez húngaro Viktor Kassai no tuvo piedad en mostrarle tarjeta amarilla luego de una fuerte entrada en contra de Isco cuando recién iban cinco minutos.

En la segunda etapa, el Bayern propuso más y así fue como en el arranque llegó a la apertura de la cuenta, cuando Robert Lewandowski vía lanzamiento penal puso el 1-0 (53’) tras una falta de Casemiro contra Arjen Robben dentro del área.

Los alemanes se fueron en busca del segundo, pero carecieron de finiquito y esto el Madrid lo aprovechó para quitarle el manejo del balón a la visita. A los 78’, llegaría la paridad cuando Casemiro envió un centro bombeado al área que Cristiano Ronaldo no tuvo problemas para conectar de cabeza y dejar las cosas 1-1.

A los 83’ el partido daría un giro radical. El juez le mostró la segunda amarilla a Arturo Vidal tras una supuesta infracción contra Marcos Asensio, sin embargo la repetición dejó en claro que el chileno tocó el balón.

A partir de ahí el Bayern perdió el control del juego y eso el Madrid lo aprovechó. Ya en tiempo extra (104’), y para mayor polémica, llegó el gol de la clasificación merengue cuando en clara posición fuera de juego, Cristiano Ronaldo baja el balón de pecho y lo acomoda para batir la portería de Neuer.

El Real Madrid no desaprovechó la superioridad numérica, y a los 110’ desequilibró el marcador con otro gol de Cristiano Ronaldo que incluyó un jugadón de Marcelo.

La guinda de la torta y el 4-2 final llegaría a los 112’, luego de una gran jugada personal Marcos Asensio.