Hace una semana Lionel Messi contrajo matrimonio con su novia de toda la vida, Antonela Roccuzzo. La ceremonia realizada en su ciudad natal, Rosario, tuvo a invitados de gran renombre en el mundo del fútbol, como Luis Suárez, Gerard Piqué y Cesc Fábregas, entre otros.

Pero el encuentro social también sirvió para que el argentino demostrara su lado solidario. Esto, porque el director ejecutivo del Banco de Alimentos de Rosario (BAR) explicó que las bebidas y aperitivos que sobraron de la fiesta fueron donados a fundaciones benéficas a través de esa institución.

Pablo Algrain detalló a la agencia EFE que “llegaron hace 15 minutos al almacén y los estamos controlando. No sabemos bien la cantidad”.

“Le explicamos a los que organizaron la boda que podíamos recibir las gaseosas y los snacks, pero que las bebidas alcohólicas teníamos que cambiarlas por dinero porque no podemos entregarlas”, agregó Algrain.

Según se detalla en su sitio web, con su gestión el BAR ya ha distribuido 3,2 millones de alimentos a más de 180 entidades de beneficiencia. Respecto a las bebidas alcohólicas, aclararon que tramitarán con “algún bar o restaurante” el intercambio de las mismas por dinero.

Pero este no fue el único detalle solidario de Messi y compañía, ya que en la previa, los novios solicitaron a cada uno de sus invitados que no les compraran regalos y que, en cambio, realizaran una donación a la Fundación Techo, organización que asiste a personas que viven en campamentos en Argentina, Chile y muchos otros países.