Deportes Iquique quedó malherido pero con vida en la Copa Sudamericana luego de caer 4-2 en su visita a Independiente de Avellaneda.

Pese a la desventaja de dos goles, lo de los Dragones Celestes pudo haber sido mucho peor, ya que faltando 15 minutos para el final caía por 4-0 ante los Diablos Rojos. Los tantos de visita y el hecho de jugar ante Calama estarána favor de los chilenos en la revancha de una llave que parecía definida tras los primeros 45′.

Totalmente sin marca, Alan Franco abrió el marcador a los 22′ con un cabezazo luego de un tiro libre al área, mientras que a los 34′ el juvenil Ezequiel Barco amplió la diferencia tras un pase-gol de Leandro Fernández.

Solo siete minutos después los argentinos encontrarían el tercero, esta vez gracias a Fernández, quien cabeceó en la boca del arco tras otra desconcentración de la última línea visitante.

Y como si eso no bastara, sobre los 44′ Nery Domínguez aprovecharía otra licencia iquiqueña para marcar sin oposición y poner el 4-0 parcial.

En el complemento los de Ariel Holan -el DT que pudo haber llegado a la U a principios de año- se relajaron y pusieron el pie en el freno. Si bien pudieron haber ampliado la diferencia, Iquique encontraría un segundo aire en la recta final del mach.

A los 75′ Diego Bielkiewicz puso el primer descuento al marcar desde los 12 pasos luego de una dudosa falta de Nicolás Tagliafico sobre el mismo delantero trasandino.

Ya cuando se esperaba el pitazo final, los Dragones llegarían al segundo por intermedio de Leonardo Espinoza, quien de pecho empujó la pelota en la línea de sentencia luego de un pivoteo en una pelota parada (92′).

El partido de vuelta de la segunda fase se disputará el miércoles 2 de agosto en el Estadio Zorros del Desierto. Ganando 2-0 o 3-1 el cuadro nacional avanzará a octavos, instancia en la que enfrentaría al triunfador de la llave entre Oriente Petrolero y Atlético Tucumán (los argentinos ganaron 3-2 en la ida disputada en Bolivia).