Ángel Guillermo Hoyos siempre es una caja de sorpresas en las conferencias de prensa. Si antes comparó a Felipe Mora con David Villa o a Gonzalo Jara con Gerard Piqué, este viernes no fue la excepción al valorar al plantel de la U.

Al ser consultado por el estratosférico monto pagado por el PSG para fichar a Neymar (US$262 millones), el DT argentino señaló que “si le pongo precio a los míos, seguramente están por sobre eso. Hay una valoración emocional también. Cómo procede, trabaja y respira el equipo, eso no tiene precio”.

En esa misma línea, al elogiar a Gustavo Lorenzetti y su importancia en el equipo, dijo que el ex Universidad de Concepción “es como Iniesta, pero zurdo. Es un jugador y una persona que tiene incorporado el silencio en su ADN. Genera simpatía y confianza. Como jugador es extraordinario. Tiene una clase terrible. Es un cerebro caminante, que va, juega y lucha. Llega a las dos áreas y ahora finaliza. Nos da un plus. Estoy contento por él y por el momento que está pasando”.

Luego, apuntando al duelo de este domingo ante San Luis en Quillota (12:00), el exentrenador de la selección boliviana también tuvo tiempo de alabar a Pepe Rojas, una de las caras nuevas de los Canarios: “La valoración del jugador es importante. Es uno de los jugadores importantes que ha dado el fútbol chileno. Ha marcado camino a nivel nacional e internacional. Le deseo lo mejor”.

Más adelante, Hoyos explicó por qué prefirió no entrenar en pasto sintético, la superficie con la que se encontrarán en el Lucio Fariña. “Por unas situaciones físicas. No queríamos afectar muscular ni articularmente a los jugadores. Hicimos un análisis con un margen de error importante y lo hicimos por el bien del jugador”, dijo.

El profe también dio su optimista versión sobre los problemas de los clubes chilenos en torneos internacionales. “El fútbol tiene evolución. A veces un resultado a nivel internacional no puede generar dudas sobre lo que pasa interiormente en un país. No es casualidad que la liga interna sea competitiva. Acá marcan un camino los 16 equipos. Católica estuvo a un paso de clasificar, le tocó un grupo difícil. Para mí hizo una Copa Libertadores magnífica. Generalizar, no me parece apropiado. Me alarma cuando se menosprecia el producto interno“, afirmó.

Por último, pidió no adelantarse en el tiempo cuando le preguntaron por la participación de los azules en la próxima Libertadores:“Hay que vivir el presente, porque el futuro es un sueño. Vamos caminando. No sabemos lo que pasa, un infarto y nos vamos”.