El Arsenal de Alexis Sánchez sufrió, pero debutó con una victoria en la Premier League 2017/18 ganándole en casa por 4-3 al Leicester City en un vibrante partido de ida y vuelta.

Sin el delantero chileno, quien según Arsène Wenger sufre una distensión abdominal, los Gunners partieron triunfando desde el vestuario ya que al minuto y medio de juego el recién llegado Alexandre Lacaxette clavó un ajustado cabezazo al palo derecho que hizo estéril la volada de Kasper Schmeichel.

Pero solo tres minutos después el japonés Shinji Okazaki igualó por la misma vía, aprovechando una fea salida de Petr Cech.

Los Foxes luego se adelantarían a la media hora de juego, cuando Jamie Vardy conectó un envío desde la izquierda de Marc Albrighton.

Todo indicaba que la visita se iría al descanso en ventaja, pero Danny Welbeck empató de nuevo al anotar sin oposición en los minutos de adición (45+2′).

En el complemento Vardy se anticipó a todos en un córner desde la derecha y clavó el 3-2 con un testazo imposible para el arquero checo (56′).

De nuevo en desventaja, los dueños de casa encontrarían el triunfo en la recta final del match gracias a un par de cambios de Wenger, quien a los 67′ mandó a la cancha a Aaron Ramsey y Olivier Giroud. El primero puso el 3-3 parcial con un derechazo (83′), mientras que el tanto de la victoria llegó de nuevo a través del juego aéreo cuando a los 87′ el delantero francés clavó un testazo pese a la férrea marca de un defensor rival.

Con el triunfo, el equipo del tocopillano -quien observó atentamente el match junto a su novia Mayte Rodríguez- debuta con el pie derecho y suma confianza de cara a la visita de la próxima semana al Stoke City. Leicester, en tanto, recibirá al recién ascendido Brighton.