Por: José Nabzo, columnista de Palestino en Titular

No sé de que se trate todo esto. Realmente no quiero sonar perseguido, pero tengo todo el derecho a pensar que hay una conspiración contra Palestino. Escribo esto 24 horas después de que terminó el partido y aún no sé por qué le anularon el segundo gol a los árabes.

Por un lado, sería mediocre responsabilizar de la falta de triunfos al pésimo arbitraje que nos perjudica fecha tras fecha, porque siendo sincero, en el norte, Antofagasta fue superior en ambos tiempos. Pero de forma analítica, el pésimo gol anulado este fin de semana, sumado al de la primera fecha ante Audax, representan cuatro puntos que hoy nos tendrían a dos del puntero…

Tanto aquel gol de Gutiérrez ante los Tanos, como el de Julián Fernández contra el CDA, comparten un elemento pocas veces visto en el fútbol: ambos fueron anulados sin motivos ni posibilidad de equivocarse.

Lo del último sábado fue insólito, fue una jugada normal, sin margen de error, sencillamente un centro, en donde Garcés sale a cortar, se le suelta el balón de las manos, se cae solo al piso y Fernández captura el rebote y todos felices celebramos el empate… PERO NO!

El cuarto árbitro, que está a 50 metros de la jugada decide que hay que anularlo, y el colegiado principal que está a cinco metros (y que ya había validado el gol)… le hace caso!! En qué cabeza cabe, madre mía.

Y acá viene algo muy especial y particular. Me gustaría saber qué le dijo el cuarto árbitro al juez central, porque quiero saber bajo qué cargo se anuló el gol, porque además de ser una jugada limpia (sin error), tampoco hay ninguna situación que se pudiera prestar para confusión y que uno pudiera decir “errar es humano”… NO, aquí simplemente se dio un ROBO, porque sin ningún motivo o razón se anula el gol de una jugada tan legítima como normal: centro, mala salida, captura rebote y gol. Se acabó.

Anular por anular. Estoy chato hueón. Estoy cansado y recaliente de contar los errores arbitrales a favor y en contra para sacar un equilibrio final y saber si me robaron o no. Estoy chato de tener que hablar en mis columnas de arbitraje y no de fútbol, pero no me queda otra porque tengo que denunciar lo que está pasando, es una hueá realmente vergonzosa. Parecen amateurs, váyanse por favor todos aquellos árbitros incapaces, inútiles, ya están en el ojo del huracán y peor aún es su actuar.

Por si todo lo anterior fuera poco, el árbitro Christian Rojas no tuvo asco en mostrarle la segunda amarilla a Fernandez y hacer que se pierda la próxima fecha junto a nuestro capitán Roberto Cereceda. Realmente siento que me robaron, me siento pasado a llevar, asaltado.

Estoy seguro de que, si por obra de magia no existieran los errores arbitrales, la tabla estaría tan deformada respecto a como está ahora para muchos equipos… pero es entendible, es parte del fútbol, un deporte hecho por humanos, y en donde “errar es humano”, lo cual puedo entender, lo que no puedo comprender es que se anule por anular, o porque alguien lo pidió.

Llego a sentir vergüenza del arbitraje, estoy emputecido, solo quiero ver fútbol, aunque sea con errores, pero que no pase de eso: ERRORES, no malas intenciones, porque esas ensucian el fútbol.

Qué fome que el arbitraje se robe la película, pero si usted quiere saber cómo jugó Palestino, déjeme decirle que tenemos muy buen equipo, grandes jugadores pero que aún hay que mejorar muchísimo, y el señor Cavalieri mejorar los planteamientos previos al match. Además tenemos un grupo de jóvenes que quiere lograr cosas grandes con Palestino…

Siempre con la cabeza en alto, en nuestro cumpleaños 97 Palestino querido, a seguir remando contra todo y todos. Vamos Tricolor, que sean muchísimos cumpleaños más. 20/8/1920.