Por Nicolás Pardo, columnista de Unión Española en Titular

La Unión Española sigue en una linda senda de triunfos, quizás impensada para muchos, incluso para el hincha más positivo del club. Es que claro, no se incorporó a grandes figuras, pero llegaron jugadores que juegan con el alma, que ponen el corazón en cada pelota, que luchan por el bien del equipo y eso el hincha siempre lo agradece.

El rival de turno en esta fecha era ni más ni menos que San Luis de Quillota, un contrincante más que peligroso. En el Clausura 2017, como todos sabemos, nos dieron vuelta el partido sobre el final y acabó 3-2. Además, había que tomar en consideración la victoria que obtuvieron frente a Universidad de Chile, la semana pasada, en donde ganaron dos golazos a cero.

En este encuentro nos costó hallar espacios para llegar al área rival, San Luis es un equipo que se repliega bien y se arropa con muchos hombres en su terreno de juego, además es un conjunto que juega intenso. Entonces lo que tenía que hacer la Unión, era esperar con paciencia hasta encontrar el espacio para poder atacar. Esto lo dejan más claro las estadísticas: solo tres disparos a portería por parte de los hispanos.

Una de las ocasiones más claras de la gloriosa fue al minuto 32. La jugada parte con una habilitación de Muñoz a Israel Poblete, éste le da un pase a Jaime y finalmente el disparo del delantero termina en el poste, posteriormente ese mismo rebote lo aprovecha Aránguiz y su disparo también termina en el palo.

De ahí se sufrió hasta el gol, ya que cada vez se hizo más compacta la defensa de San Luis y nuestro equipo comenzó a abusar del pelotazo. Claro, el semestre pasado nos funcionaba porque los pelotazos iban dirigidos a Diego Churín, quien pivoteaba hacia atrás para que otro jugador aprovechara ese balón. En este caso, Muñoz juega de diferente manera, es un delantero que necesita ser habilitado con más ventaja, porque en el área no perdona.

El detalle que mencioné es lo único que faltaría por mejorar. El juego de este equipo es sorprendente, porque van cuatro partidos y ningún gol recibido, hace años que un plantel no se veía tan sólido a la hora de defender.

¡Vamos Unión!