Por Esteban Bujes, columnista de Wanderers en Titular

Como un repertorio que se repite una y otra vez se podrían evaluar los partidos de Santiago Wanderers. Los del puerto aún no encuentran la escena correcta para incluir en la película y vuelven a repetir la misma actuación de las últimas cinco fechas.

Ante una postal impresionante, todo teñido de verde, y con una barra que parece un jugador más, el Decano no pudo abrochar un triunfo frente al elenco de Iquique en Playa Ancha, y nuevamente consigue un insípido empate.

Los dirigidos de Nicolás Córdova no estuvieron a la altura del público que llegó a presenciar el encuentro, y se comprometen más partido a partido con el descenso. Si no fuese por los malos resultados que ha obtenido Curicó, los verdes serían el primer candidato para la Primera B.

La falta de gol, el poco manejo de balón en la mitad de terreno y el bajo nivel que han mostrado algunos hombres en lo que va de campeonato, están comprometiendo cada vez más a la escuadra de la Quinta Región.

Un par de columnas atrás me referí a la poca flexibilidad de Córdova en su idea de juegon y con el pasar de las fechas sigo pensando exactamente lo mismo. Si bien se puede apreciar claramente su idea, debiese flexibilizar y adaptar el equipo acorde a lo que tiene.

Ahora es cuando más me hace sentido la frase de Einstein: “Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo”. En una de esas por ahí pasa la problemática de Wanderers y es hora de hacer algunos cambios.

Esperemos que este receso sirva para trabajar y mejorar los puntos bajos, para que a final de campeonato la película tenga un final feliz.