Por Germán Lagos, columnista de Ñublense en Titular

Un viaje largo era el que le esperaba al cuadro rojo, en un sentido muy agotador, ya que eran varias horas de trayecto para llegar al norte del país yenfrentar a Cobresal.

Los Diablos Rojos llegaban con altas expectativas para este compromiso, tras ganar en calidad de local su último partido frente a Cobreloa. El equipo e hinchas se ilusionaban con lograr un buen resultado para meterse en la parte alta de la tabla.

En el primer lapso el local fue absoluto dominador del match, es tanto que los Mineros lograron anotar cuatro goles, cortando las aspiraciones del cuadro Rediablo. Ya en el complemento los dirigidos por Rubén Vallejos bajarían el ritmo, pero aún así lograron vulnerar una vez más la portería defendida por Sebastián Contreras. Bueno, en resumen, fue una goleada humillante la que vivió el fin de semana el cuadro chillanejo.

Es increíble entrenar casi una semana y llegar a plantear un compromiso así y que no se den las ideas futbolísticas. En líneas generales, Ñublense no pudo anotar al menos un gol,el mediocampo fue un fantasma y a la delantera se le mojó la pólvora nuevamente, tal como en las primeras fechas del torneo.

¿Hasta cuándo estos niveles futbolísticos?, ¿qué debe pasar para que abran los ojos?

Lamentablemente la dirigencia Rediabla espera que estemos en la Segunda División Profesional para recién abrir los ojos y darse cuenta de que necesitamos verdaderos aportes en el equipo. Como decía, tiene que pasar algo grave que para la dirigencia tome cartas en el asunto.

PEDIMOS DE CORAZÓN QUE MEJOREN FUTBOLÍSTICAMENTE, ANOTEN Y QUE REENCANTEN A LA GENTE PARA QUE SE ACERQUE AL ESTADIO.

EL OTRO PUNTO SERÍA TAMBIÉN BAJAR EL PRECIO DE LAS ENTRADAS, YA QUE LA FAMILIA ES UN PILAR FUNDAMENTAL PARA AYUDAR A LEVANTAR AL EQUIPO EN LO ANÍMICO, Y POR CONSIGUIENTE, EN LO FUTBOLÍSTICO.