Por Nicolás Pardo, columnista de Unión Española en Titular

Sexta fecha del campeonato de Transición 2017, la Unión Española quería seguir con la hermosa senda de triunfos al hilo, que actualmente nos deja encumbrados en la cima de la tabla. Dicho camino nos tiene locos y mal de la cabeza a los hinchas hispanos, ya que no sabemos qué hacer con la ilusión.

Es difícil, muy complejo evitar la ilusión, porque estamos jugando bien, somos un cuadro efectivo, metemos un gol y resguardamos el arco de manera inteligente. Eso da gusto, ver a un equipo que se defiende de manera tan vistosa y elegante. Simplemente es ver la táctica de Carlos Bianchi plasmada en un equipo chileno, brillante.

Los números nos avalan, contra Wanderers la defensa tuvo un 81% de entradas ganadas, con Católica un 87%, ante O’Higgins un 58%, San Luis un 100%, frente a Huachipato un 80% y finalmente contra Universidad de Concepción un 87 % de entradas efectivas, cifras impresionantes de esta zaga, considerando que en el campeonato anterior fuimos uno de los peores equipos defendiendo, incluso en reiteradas ocasiones nos dieron vuelta el marcador casi terminando el partido.

Siguiendo con los números, en el último encuentro, el Campanil tuvo solamente un disparo a portería, algo que también dice mucho sobre esta increíble forma de defender que tiene la Unión Española.

Otro punto a añadir a esta escuadra es el buen estado físico de los jugadores y el gran responsable es Gastón Mendoza. Un detalle que siempre he percibido durante el presente campeonato es que siempre el equipo entra antes a la cancha a hacer precalentamiento, incluyendo el segundo tiempo, algo que jamás había visto en el mundo del fútbol.

Hay que agradecer el equipo que se armó, siempre hay detalles que mejorar, eso es algo natural, pero cada vez veo mejor a este plantel. Por ejemplo, encontré que el equipo rotó mucho más el balón en tres cuartos de cancha con respecto a los encuentros anteriores.

Grande Unión Española.