Por Esteban Bujes, columnista de Wanderers en Titular

Tras un receso en el campeonato nacional, la escuadra de Santiago Wanderers logró por fin abrochar el primer triunfo en lo que va de torneo. Recordemos que los dirigidos de Nicolás Córdova llevaban cinco fechas sin poder abrazarse y por fin cortan esa amarga racha con un buen triunfo sobre San Luis de Quillota.

Si bien el encuentro fue bastante parejo en ciertos momentos, el Decano logró aprovechar las oportunidades que tuvo para cerrar un partido importante en cuanto al compromiso con la promoción y el eventual descenso.

Muchos podrán decir que no fue la manera más pulcra de ganar, ya que el primer gol, tras el tiro libre del “Chester” Cortés, se desvió en la barrera y la pelota ingresó a la portería canaria con algo de fortuna. Si bien tuvo esa cuota de suerte, el resto del encuentro fue más futbolísticamente Wanderers.

¿Hay cosas que mejorar?, Claro que sí, pero lo más importante era sumar de a tres y el objetivo se cumplió. En una cancha difícil, donde el caucho se calienta y te quema los pies, los Caturros lograron sacar su primera victoria – esperemos que de muchas más–.

Esta vez no haré un análisis tan técnico sobre el partido, ya que como dije anteriormente el fin era ganar y eso se cumplió. Lo que sí quiero mencionar es un punto especial hacia la gente que acompaña al elenco porteño, la cual ha tenido un comportamiento incondicional con el equipo y me hace sentido la hermosa frase “la hinchada más fiel de todas”, que se han ganado con total autoridad.

Punto aparte, dentro de la cancha, Cesar Cortes, quien se robó la película y demostró la clase de jugador que es cuando anda encendido.