Por: José Nabzo, columnista de Palestino en Titular

Hubo que esperar mucho. Exactamente siete fechas para volver a sonreír, parecía que estábamos en una mala racha pero me aburrí de decirlo en todas mis columnas anteriores: el “factor suerte”, el “primer gol”, el “travesaño-afuera”, y todos esos perjuicios te van golpeando anímicamente durante los partidos y eso es lo que tuvo a Palestino siete jornadas sin ganar, porque por juego, algunas partidos nos vimos a lo campeón, y en otras regular nomah’, pero jamás jugamos “a lo colista”…

Creo que el partido ante la UE no tiene doble lectura. Dio gusto ver La Cisterna así, Unión Española llenó su sector pocas veces tan habitado, el Tino-Tino hizo una linda salida con humo y rollos de papel, y a pesar de que son dos equipos tradicionales, se sintió bien claro el ambiente de “clásico de colonias”…

Al fin y al cabo, todos jugaban por algo… Unión se podía arrancar arriba, y Palestino estaba obligado a sumar por la tabla de promedios… contra todo pronóstico clavamos un 4-0, que pudo ser más aún… En Palestino todos los jugadores hicieron su labor de forma sólida pero es importante destacar el “factor Rojas”, ya que Diego te abre el partido con dos asistencias sacadas de la galera y puestas en los pies de Pinto y Carmona. Sin el ex UC, nada era posible. Para mí, Dieguito fue el mejor de la cancha.

Por otro lado, es destacable que el Tanque Pinto ya lleva dos fechas anotando, y no es nuevo que el Pájaro marque doblete (ambos golazos) y sea el goleador del torneo, ya que su naturaleza es marcar y su hábitat es la medialuna del área. Quiero rescatar la labor “en secreto” hecha por Roberto Cereceda: el “Eléctrico” jugó de lateral-volante y de contención con salida, alternando constantemente y lo bien que lo hizo se refleja en que me cuesta determinar en qué puesto lo hizo mejor…

Si bien la UE partió con todo, Darío Melo respondió con algunos tapadones que nos mantuvieron con vida en un inicio difícil, pero el partido se abre con el gol del Tanque y de ahí en más todo fue de Palestino: el balón, los tiempos, y los más importante: los goles, que después del tercero empezaron a ser acompañados por los clásicos “óles”, y que al jugarlo ante él clásico rival, una palabra tan “españolizada”, más les dolió a los mismos hinchas de la Furia que llegaron cantando “Sooon de la B”, haciendo alusión a la situación que hoy por hoy estamos viviendo.

En fin, creo que no hay mucho que decir acerca del partido, más allá de que le hicimos cuatro goles a un equipo que había mantenido su arco imbatido en ocho partidos. No es para agrandarse, ya que a pesar de que perdió Wanderers y empató Curicó, el fútbol se da vuelta tan rápido que uno ni se da cuenta, por lo cual invito a los hinchas de Palestino a mantener la mesura, y seguir apoyando, para que ojalá sigamos por la senda de las victorias.

Ahora, se viene partidazo, y bisagra: frente a la U, un equipo que siempre nos cuesta un montón pero sabemos hacerle partido, así que veremos cómo nos va en esa prueba de fuego.

Para cerrar los dejo con la formación de Palestino, equipo que creo que (por fin) encontró su once ideal: Melo, Cereceda, Silva, González, Tapia, Fernández, Pino, Carmona, Rojas, Gutiérrez y Pinto. Los últimos tres en estado de gracia, son imparables cuando están juntos…

Vamos Palestino, a salir de ese lugar en la tabla, que no nos merecemos…