Por Diego Mora, columnista de Everton en Titular

El viernes pasado Everton tenia la oportunidad de escalar a la primera posición del Transición frente a un modesto Curicó, que se encuentra peleando la permanencia en Primera. En base a esto y a las expectativas generadas por el encuentro, se creía que el cuadro ruletero tenía una gran posibilidad de demostrar la jerarquía que le faltó en el campeonato pasado.

La primera parte del cotejo tuvo a un equipo viñamarino demostrando su superioridad ofensiva, con ataques por las bandas, gran posesión y sin recurrir exageradamente al tan criticado pelotazo al vacío. Curicó se vio amenazado por un Everton que lo tenía complicadísimo, sobre todo por la banda izquierda. La segunda mitad tuvo un panorama distinto. El Oro y Cielo era el claro dominador, pero el equipo curicano tuvo una jugada definida por un balón aéreo, un recurso que a los dirigidos por Vitamina complica en demasía. Deschamps, el arquero del cuadro de la Séptima Región, fue sin duda alguna la figura del encuentro gracias a sus notables intervenciones.

Lobos mantuvo una faena notable en el compromiso, pero en la jugada del gol tuvo una respuesta tardía, facilitando la anotación visitante. Todo esto también debido a la débil defensa de Paco Venegas, quien a pesar de jugar bien con los pies, por aire se notó muy complicado, y es algo que se viene repitiendo constantemente. Suárez se comió la defensa, demostrando por qué se ganó la capitanía en el cuadro Oro y Cielo. Los laterales hicieron un buen partido, sobre todo Dilan Zúñiga, quien hace bastante tiempo es uno de los más regulares en la plantilla. Iván Ochoa es el motor del equipo y cuando anda motivado se nota muchísimo. Jaime Carreño hizo un bajísimo encuentro y Lucas Mugni es de los que más corre. Oscar Salinas debió continuar, y me sorprende mucho que sea siempre el primer cambio. Patricio Rubio volvió a anotar y muchas veces durante el compromiso se enganchaba, casi como un 9 falso. Juan Cuevas estaba pintado para ser la figura excluyente del encuentro, pero se encontraron con el ya mencionado Deschamps. Los cambios fueron malos, sobre todo los ingresos de Almeida y Becerra, quienes no lograron meterse en el partido.

Everton es el responsable de no estar en la punta, porque sigue perdiendo puntos en partidos que en el papel son fáciles y lo malo es que se está repitiendo la historia. Ahora viene el Clásico Porteño frente al cuadro de Valparaíso, en un partido VITAL para seguir con aspiraciones de obtener la quinta estrella.