Una semana complicada tuvo Eduardo Berizzo en el Sevilla, luego de que su equipo haya cedido el segundo lugar en La Liga y cayera goleado 5-1 ante el Spartak de Moscú, por la Champions League.

Los dirigidos por el ex DT de O’Higgins perdieron en la pasada fecha del campeonato español 1-0 ante el Athletic de Bilbao y ahora ocupan el quinto lugar de la tabla con 16 puntos, seis menos que el Barcelona, líder con 22. Tres días después sufrieron la estrepitosa derrota en Rusia, lo que los mantiene en el tercer puesto del Grupo E del torneo continental.

En este contexto, el Toto dijo que “el partido contra el Spartak fue un accidente defensivo. Hasta el minuto 65 era impensable que el partido acabaría con ese resultado. Hay que dominar el balón. Corregir teniendo más solidez defensiva”.

“Existe una realidad y sensaciones alrededor. La sensación es de reacción. La realidad es que nuestra clasificación es buena y nuestra derrota en Champions nos obliga a una victoria en casa -que es posible- y que nos permitiría estar en condiciones de pasar”, agregó.

“Tenemos gente de experiencia, con muchísimos partidos a las espaldas para manejar los tiempos. En Moscú pasamos de 1-2 a 3-1. En dos minutos pasó de favorable a muy desfavorable. Acusamos el golpe, pero mis jugadores son de carácter y de jerarquía”, continuó el argentino.

En clima de cierta tensión con los periodistas andaluces, Berizzo insistió en que pretendía expresarse con “claridad” y “contundencia” para que se le entendiese bien -“Cuanto más me explico, menos se me entiende”, sostuvo-, al tiempo que aseguró que mantiene la “misma relación con el club” que la que tenía hace tres meses, cuando arribó al Sevilla procedente del Celta.

El Sevilla buscará recuperarse en el torneo liguero cuando este sábado visite al Valencia de Fabián Orellana (13:30 de Chile).

“Mañana nos medimos a un rival lanzado, será intenso, espectacular. Ojalá lo hagamos mejor”, dijo al respecto el exayudante de Marcelo Bielsa en la selección chilena.