Una noche para el olvido se vivió ayer en Concepción. Vasco da Gama goleó 0-4 al Campanil, que llegó al Ester Roa con la ilusión de viajar con un buen resultado a Brasil. La historia, sabemos, no fue así y ahora la U de Conce tiene un pie afuera de la copa.

Y es que no habían pasado ni 20 minutos cuando los de Bozán pagaban caro su inocencia con dos goles en contra. Uno, debió ser anulado, sí, pero a pesar del reclamo de los locales el árbitro uruguayo Leodán González no se inmutó.

En el segundo tiempo, la U. de Conce mejoró, trató de hacer fútbol y tuvo algunos remates de lejos y también un tiro libre. Además, Droguett se perdió un gol, pero luego, a los 79′ -y tras un grosero error del Tigre Muñoz- el delantero de apellido Pokemón, Pikachu, anotó el tercero.

Cuando el Campanil se había ido con todo en busca del descuento, quizá con más amor propio que fútbol, el cuarto gol de los brasileños sólo vino a clavar más a fondo el puñal, para cerrar una primera jornada de Copa Libertadores horrible, para los equipos chilenos.

LO QUE VIENE

Ahora, La U. de Conce irá a Brasil en busca de una casi imposible clasificación, pero esto es fútbol y siempre hay espacio a sorpresas.

El último gran golpe lo dio Palestino cuando eliminó a Flamengo en una inspirada noche de los árabes, ¿Alguien se lo imaginaba, acaso?

En el plano nacional, el Campanil debe dar vuelta la página y concentrarse en el primer partido del campeonato, el fin de semana, contra O’Higgins de Rancagua, uno de los equipos que puede dar la sorpresa este año.