No fue un inicio fácil. Perder con La Calera (recién ascendido) y más encima de local, fue algo que indignó a toda la parcialidad tricolor. Las críticas llovieron (me incluyo) y algunos ya pedían la cabeza de Cavalieri. Pero ahora todo eso ha ido cambiando. Poco a poco las críticas se fueron transformando en aplausos, gracias a un buen partido frente a Unión en su cancha, una inesperada victoria frente a Colo-Colo y traernos los tres puntos de Quillota, algo que no lográbamos desde hace 8 años. Evidentemente, hay una mejora.

La realidad es que el equipo nunca jugó mal durante el torneo. Siempre fue protagonista, pero tenía un problema físico que lo hacía desaparecer en los segundos tiempos, y eso fue lo que nos condenó frente a La Calera y a Unión Española. Pero creo que con harto trabajo, eso se ha mejorado, y hemos podido extender un planteamiento sólido a los 90 minutos.

Si alguien me pregunta, ¿a qué juega Palestino?, yo le respondería “a los momentos del partido”. Si bien es sabido que Cavalieri es un técnico ofensivo, que jamás deja la cancha con menos de dos delanteros, nos ha demostrado que se adapta al momento del partido, y que si hay que replegarse, no tiene problema en hacerlo. Lo hizo ante Colo-Colo y San Luis, donde conseguimos dos triunfos agónicos.

Es verdad, estamos agarrando vuelo, despegando, pero hay un artífice importante en todo esto: Roberto Pájaro Gutiérrez, quien tiene las alas más abiertas que nunca y ha demostrado plena vigencia. Creo que encontramos el equipo definitivo: Zanahoria, Soto, Vidal, Tapia, Torres, Fernández, Rosende, Cortés, Campos, Ribery y Pájaro. Este año se conformó un buen plantel, y con mucho trabajo se podrán conseguir objetivos lindos.

Hay una sola cosa que me preocupa mucho: si bien encontramos un esquema de 11 Titular, ahí no se incluye ningún Sub-20, y es más, los frecuentes de la banca son Nico Díaz y Joaquín Romo. Esto significa que, hay que ponerse las pilas. Sé que quedan 26 partidos para ponerse al día, pero junto a la U. de Conce somos los equipos con menos minutos juveniles en 2018.

Por ahora, queda disfrutar el triunfo ante nuestra “bestia amarilla” y ya comenzar a pensar en el clásico de colonias ante Audax Italiano el viernes en La Cisterna. De ganar, nos metemos bien, pero bien arriba.

Paso a paso, sin ilusionarse, solo trabajando, hay que conservar esta posición en la tabla y seguir escalando.

¡Vamos Palestino! Te apoyo, te quiero, te sigo.