Colo Colo empató a uno con Bolivar en La Paz. El cuadro de Guede luchó en la altura y se trajo un punto desde Bolivia.

El primer gol fue rarísimo. Después de una dudosa mano en el área, el penal para Bolivar tuvo de todo: el jugador resbaló y le dio dos toques al balón: el árbitro no supo que hacer y a pesar de cobrar de inmediato el gol, luego dudo, consultó, iba para un lado y otro con cara de calambre, hasta que corrió al centro de la cancha confirmando el tanto pero sin cambiar la cara.

No pasaron ni cinco minutos y Rivero empató para los albos. Celebraban los 2 mil hinchas del popular. Toda la acción en el primer tiempo.

El segundo acto no tiene mucho para contar, casi no hubo llegadas más que un travesaño que salvó al Cacique y un par de llegadas intrascendentes. Un encuentro trabado, sin fútbol y pocas llegadas. Orión, con amarilla desde los 15 por hacer tiempo, seguía en lo mismo desesperando a los locales.

Finalmente Colo Colo se trae un punto desde la altura de La Paz, un lugar siempre difícil de jugar.


¿Es un punto ganado, o dos perdidos?