Amargo partido. Me siento a escribir, pero no tengo ideas. Todo lo he dicho durante todos estos meses. Mi discurso no cambia: merecemos mucho más, pero siempre terminamos perdiendo. Y estoy chato, la verdad ahora sí. Lo del fin de semana pasado fue una mierda. No puede ser que quedando 15 minutos, vas ganando, estás jugando bien, estás de local, tienes todo a tu favor, pero aún así te lo den vuelta (cuando el empate ya era nefasto).

Soy de los que siempre apoyó a Cavalieri. Siempre lo he bancado y lo he defendido. Pero lo de hoy ya fue mucho. No sabe leer los segundos tiempos. Hay cosas que son inentendibles. La verdad, Germán es un buen entrenador. Ofensivo y quiere mucho al club, qué mejor. Pero ya nos dio suficiente y ahora se tiene que ir. Nos salvó de dos descensos, pero dicen que “la tercera es la vencida” y de verdad no me quiero ir. Germán, te agradezco mucho tu compromiso con el club, pero es hora que des un paso al costado, por tu bien y el de la institución. En todos estos meses jamás pedí la salida de “Germanca”, pero hoy realmente no me queda otra opción. No se puede ser ciego. Hay grandes jugadores en el plantel, ya no hay excusas, se debe ir el argentino.

El primer tiempo, Palestino remató 13 veces al arco de Miguel Pinto, mientras que los celestes, remataron solo una vez a la portería de Melo, pero aún así, nos fuimos al descanso apenas 1-0 arriba. Dominio total en cancha, pero en el marcador ventaja mínima. Lo peor es que Cavalieri dispuso un esquema defensivo para el segundo tiempo y O’Higgins no se demoró nada en empatarlo. Cuando todo esta cuesta arriba (¿quién más que tú?) el Pájaro Gutiérrez puso un zambombazo en el tiro libre, el 2-1 arriba, el séptimo personal en el torneo y las sonrisas en La Cisterna, pero lo peor estaba por venir.

A falta de 15’ nos empatan el partido, y sólo 5’ después se ponen 3-2 arriba. Por si fuera poco, la barra oficial de Palestino, “Los Baisanos” desplegaron dos lienzos que formaron la frase “FUERA CA”B”ALIERI ÁNDATE VENDEHUMO”, lo cual repercutió en la cancha y los jugadores lo sintieron como un golpe para todos. La verdad, me duele lo que está pasando en Palestino.

Así no más. Sólo queda rescatar el trabajo de los mismos de siempre (los mejores cada semana): Benjamín Vidal, Julián Fernández (qué golazo te mandaste Tractor!) y Roberto Gutiérrez. Espero que esto mejore, porque de no ser así, vamos preparando las pilchas, que nos cambiamos de división.